Eliminación del cañaveral en el barranco de Barxeta

Eliminación del cañaveral en el barranco de Barxeta

El Barranco de Barxeta a su paso por el municipio de PLa Pobla Llarga era, hasta hace muy poco tiempo, un monocultivo de la planta invasora Arundo donax, conocida vulgarmente como caña americana. Esta planta crece en monocultivo, eliminando la biodiversidad natural de los ríos y tiene un consumo de agua muy elevado (algunos estudios, según la zona, lo cifran en 3-20 veces superior a la vegetación autóctona). Esta planta, además, no arraiga en el sustrato y se rompe con facilidad con las avenidas de agua, taponando puentes y otras estructuras y aumentando el peligro de entrada de agua en el pueblo. Frente las problemáticas descritas, la Concejalía de Medio Ambiente decide encarar el problema que supone para el vecindario del municipio y recuperar el río para las personas. Para alcanzar el objetivo firma un convenio con Limne para coordinar conjuntamente las tareas de recuperación, conservación y mejora del Barranco de Barxeta.

Estat del projecte 100%

Con posterioridad a la firma del convenio, Limne se encargó de la tramitación de los permisos de actuación para la eliminación de la caña americana con maquinaria. La rápida tramitación de las autorizaciones permitir iniciar las obras durante los meses de parada vegetativa, lo que suele ser muy positivo, para frenar la capacidad de rebrote. De la intervención en el río se encargó el personal del Ayuntamiento, con el asesoramiento de Limne. Las cañas presentan un buen sistema rizomatoso formado por un sistema de tallos horizontales y engrosadas, donde almacena sus reservas. Por ello, eliminar sólo la parte aérea es insuficiente, provocando el rebrote de la planta. Para eliminarla completamente es necesario extraer el rizoma con maquinaria y retirarlo del río. En el marco del proyecto se eliminó la parte aérea desbrozando y, a continuación, se extrajo el rizoma subterráneo con maquinaria tipo Bob-Cat y con el apoyo de personal técnico a pie de río revisando la presencia de trozos de rizoma durante el movimiento de tierras .

Al finalizar las obras de retirada de caña, el ayuntamiento de La Pobla Llarga y Limne desarrollaron actuaciones relacionadas con el control de especies exóticas invasoras (rebrotes) y su sustitución por especies de ribera. Todos los helófitos sobrevivieron y se adaptaron perfectamente al Barxeta, floreciendo y fructificando durante esa anualidad. Las arbustivas presentaron algunas marras por la ausencia de lluvias (y a pesar de los riegos de emergencia). La distancia al freático es un problema en este barranco, lo que implica hacer nuevas plantaciones periódicas para sustituir marras hasta alcanzar un bosque primigenio en condiciones de continuidad en el tiempo. Visto el éxito de la actuación, y como resultado de trámites de la Fundación Limne, la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) inició en 2017 intervenciones en los tramos anexos a los restaurados inicialmente para colaborar con el proyecto y ampliar sustancialmente la zona restaurada. Así, con posterioridad a la actuación de la CHJ, Limne organizó varias plantaciones en esta nueva zona, con personal propio y de las brigadas municipales, si bien también se organizó alguna jornada de voluntariado para acercar el vecindario al barranco.

Actuaciones 2018-19:

Las últimas anualidades el proyecto se ha centrado en tareas de control de rebrotes de caña y reposición de marras. En cuanto a la estratificación vegetal observamos unos márgenes del barranco con una gran franja de lirios muy bien desarrollados (supervivencia del 95%) y, por detrás, agrupaciones de arbustivas autóctonas. En la actualidad, se ha conseguido un 70% de supervivencia en el caso de la adelfa, tarays y lentisco. El resto de especies que se probaron no se adaptaron bien a la zona debido a las dificultades para llegar al freático, presentando un crecimiento excesivamente lento.

El tramo presenta ciertas dificultades con respecto al nivel del freático y la fluctuación excesiva de caudal.